sábado, 29 de octubre de 2016

El Fantasma de la Facultad

Dicen que el miedo mas grande que hay en el edificio de cierta Universidad privada de la Ciudad de Mexico es que un profesor diga:

Examen sorpresa de Matematicas

Y no negaran que algunos han estado muy cerca de necesitar un cambio de ropa interior despues de oir esas horripilantes palabras.

Pero no, esta historia trata de una figura que se aparece a todos aquellos que se quedan hasta tarde en el edifico, una vieja construccion colonial, que en alguna ocasion fue un convento de frailes, hace mucho tiempo abandonado por sus constructores, o quizas no.

Despues de anochecer, cuando ya hay poco movimiento en los salones, hay alumnos que han experimentado una extraña sensacion, como si alguien los observara, y no una mirada lejana, sino casi llegan a sentir el aliento de una persona, que esta mirando sobre el hombro lo que estan haciendo, algunos piensan que es un amigo latoso, y cuando voltean a verlo, no hay nadie, solo el silencio de la noche.

Algunos, menos afortunados, al salir de los salones, ya vacios, han visto como una figura andante, con ropajes monasticos, va caminando frente a ellos y desparece en la pared, pero cuyos pasos se siguen oyendo aunque ya no se vea.

El más extraño es sin embargo un fantasma que aparece en el edificio administrativo, los trabajadores que se han quedado hasta la medianoche han tenido una horrible vision, la de un monje caminando por un pasillo, pero curiosamente, solo se ve la mitad superior del cuerpo, como si caminara por un pasillo medio hundido, desaparecido hace muchos años; avanza despacio, de repente gira en un recoveco y desaparece, dejando a mas de un contador espantado.

Los fantasmas de Monjes son una tradicion compartida entre Gran Bretaña y Mexico, pero curiosamente, no en otros paises, ademas, pareciera que solo se aparecen en Escuelas en donde se enseñan humanidades, no he oida una sola historia de fantasmas en escuelas de Ciencias Exactas.

domingo, 22 de mayo de 2016

La Vajilla

Acababamos de mudarnos, a una antigua casa del centro de este viejo pueblito, con muy antiguas casas, calles tan viejas que por ellas han pasado antiguos Reyes y civilizaciones enteras, las piedras labradas de una derrotada  divinidad se asoman en los recovecos de la pared de una iglesia centenaria...

La casa habia estado abandonada por mucho tiempo, sus paredes de piedra decadente estaban deslavadas y sucias, el piso de piedra muy sucia, con plantas creciendo en sus cuarteaduras, decenas de generaciones habian vivido y muerto aqui.

Mi padre solia salir mucho, arreaba ganado a lugares lejanos y soliamos quedarnos mi madre y yo solas, pero ahora, viviendo en este pueblito, ya no lo estariamos tanto, antes, los vecinos mas cercanos estaban a muchos kilometros de distancia y solo el sonido de los animales se escuchaba, ahora, habia casas junto, ruido de personas, de voces,  de vida.

Y de Muerte...

Antes de que hubiese pasado una semana de que nos mudaramos, empezaron a pasar cosas extrañas, en lo profundo de la madrugada, en las obscuras noches que deberian de haber sido de tranquilidad.

La primer noche que nos pasamos solas, estabamos profundamente dormidas, cuando se esc ucho el sonido de platos cayendo, rompiendose en el piso, como si una vajilla enorme se hubiese caido de una alacena, sobresaltadas corrimos a la cocina, pero todo estaba en calma, nada se habia caido, nada estaba roto. Pensando que habria sido en la casa vecina, nos fuimos a dormir.

Pero la siguiente noche, a la medianoche, volvio a suceder el mismo fenomeno, el mismo ruido, la misma exaltacion, los mismos resultados, pero esta vez nos asustamos, en la cocina se sentia un ambiente pesado, escalofriante, el limpio piso y la silenciosa noche no se sentian tranquilos, sino era una quietud estremecedora, una paz inquieta, como si algun destino infausto nos mirara desde las paredes, desde la noche.

Y la tercer noche, nos quedamos en la misma cama, asustadas, y escuchamos de nuevo el ruido, pero esta vez sin el sobresaltado despertar, pude notar cada sonido, cada plato rompiendose, se escuchaban como si fueran una vajilla fina, muy fina, tenia el agudo ruido de la porcelana al romperse, hasta se escuchaba como bailaban algunos platos antes de romperse definitivamente, como caian de una altura pequeña y uno a uno se rompian.

La siguiente noche, para no estar solas, habiamos invitado a una vecinas, a platicar y cenar, se quedaron hasta pasada la medianoche y no sucedio nada, ni un ruido, ni un plato, ni la sensacion opresiva de la obscuridad, nada.

Pero a la siguiente otra noche volvio a ocurrir, todo igual, todo invisible, era un fenomeno que solo ocurria para nosotras, para llenarnos de terror, pero esta vez no saliamos de nuestra recamara, habiamos retrancado la puerta y no salimos hasta la mañana.

Al final despues de una semana mi padre, regreso, pero no nos creyo, penso que era un pretecxto para irnos de regreso al rancho, esperamos que se convenciera esa noche, pero el unico ruido que se escucho fueron sus ronquidos.

Las noches que estuvo el en la casa, fueron de tranquilidad, de veladas con hermosas estrellas y brillante luna, escuchando los ruidos tan normales de un pueblo, algun relinchido de un animal lejano y el cantar de los gallos en la madrugada.

Pero en cuanto el salio, el ruido regreso, otra vez una semana de terror, de miedo, de no salir de la recamara en la noche, de desvelo, cuando el regreso, nos vio tan mal, que acepto a regañadientes cambiarnos, nos fuimos una calle mas alla, y todo acabo, las noches volvieron a ser silenciosas, calmadas, de paz.

Muchos años despues, esa casa fue derrumbada, para construir un nuevo edificio, como pasaba por ahi diario, uno de esos dias vi algo que me estremecio, entre el cascajo del piso que estaban removiendo, se veian los pedazos de una fina vajilla, blancos, hermosos, algo sucios, pero muy finos, con sus bordes dorados, eran muchos restos, debio de haber sido una vajilla enorme, pero no me acerque a tomar ninguno, me daba miedo solo de verlos.

Al llegar a la casa se lo comente a mi madre, entendimos a que se debia el ruido, jamas supimos que habria sucedido para que el ruido permaneciera en el mismo lugar por tantos años, pero debio de haber sido algo tragico, algo doloroso, algo que no era de este mundo.

El escuchare sonidos que se repiten sin explicacion alguna es un fenomeno tan comun que hasta ha recibido su propio nombre, el cual no recuerrdo en este momento creo que es psicofonias o algo por el estilo, segun las tradiciones de fantasmas de varios paises, un evento terrible, deja una impronta de sonido en el lugar en que ocurrio, como si el dolor humano marcara el lugar para siempre, repitiendose hasta la eternidad, es un fenomeno muy conocido en la Inglaterra Victoriana, en particular en relacion a las viejas abadias e iglesias abandonadas en la Reforma, pero lo he escuchado muy poco de este lado del charco, esta historia la oi en Texcoco, un lugar con una agitada historia.

miércoles, 16 de marzo de 2016

El fantasma del puente de Nonoalco

Corria la decada de los ochentas, en la Ciudad de Mexico, cuando empezaron a circular rumores de un fantasma que se les aparecia a los conductores que circulaban sobre el puente de Nonoalco, sobre el Circuito Interior, algunos hablaban sobre un aparicion en altas horas de la madrugada, sobre una vision rapida de algo que parecia un hombre en el obscuro puente, una cara horripilante que se aparecia de las sombras.

Un espectral fantasma que parecia perseguir los autos en los que viajaba un solo ocupante, poco a poco la Leyenda fue creciendo, segun algunos era un demonio con cuernos y patas de cabra, otros decian que lanzaba fuego, los mas cristianos decian que era Jesucristo, con barba y toga; los mas tragicos decian que era un atropellado que buscaba vengarse del conductor responsable.

Pero un dia, una noticia salio en los periodicos, la Policia habia atrapado al Fantasma de Nonoalco, claro eran otros tiempos, la Policia en realidad atrapaba delincuentes, pero de eso a que detuvieran a un Fantasma habia un gran camino, la verdad era menos fantastica, solo era un pobre loco, que salia a correr desnudo en la madrugada, eso si, con barba cerrada, al menos en esto le atinaron algunos testigos.

La humanidad tiende a embellecer lo rutinario, idealiza lo normal y un simple fenomeno se convierte en una Leyenda, ¿cuantas de ellas no tendran un origen asi de humilde?

martes, 29 de septiembre de 2015

El Baile Macabro

Eran tres alegres jovenes de principios del siglo XX, a los que les gustaba ir a fiestas, ferias y bailes, divertirse y jugar como a todos los jovenes de todos los tiempos les ha gustado.

Pero su padre era un hombre serio, al que no le gustaba que sus hijos fueran de noche a otros pueblos, caminar en la noche era muy peligroso, no existian transportes publicos, y la obscuridad, en particular en el campo era aterradora.

Aunque su padre les habia prohibido salir, ellos habian seguido con sus diversiones, asi que el papa tuvo que hacer algo mas drastico, coloco un enorme candado de metal y encerraba a sus hijos los viernes y sabados por la noche.

Obedecer a los padres nunca ha sido una costumbre de la juventud y estos muchachos decidieron seguir dandose sus escapadas, quitaron varios de los adobes de la pared de la casa, y podian fugarse a las fiestas que quisieran.

Un sabado por la noche habia fandango en un pueblito cercano, y uno de los hermanos se estaba preparado para ir a la fiesta, pero sus hermanos tenian flojera, era lejos y no tenian ningun interes especial en ir. Pese a su insistencia, no logro convencerlos de ir con el, y al anochecer, se fue solo.

Para regresar a su casa, tenia que cruzar campos solitarios, en plena obscuridad, en el camino se encontro un par de muchachas que lo invitaron a un baile que tenian ahi cerca, el no se hizo del rogar y fue con ellas, a lo que se veia como un animado jolgorio, con mucha musica, baile, mujeres y bebida.

Escogio a la mas bonita de las muchachas y bailo, bailo y bailo, ella era hermosa, lo tenia embelesado, creia que habia hecho una magnifica conquista, hasta que miro al piso, y en un descuido de la mujer vio sus piernas, pero habia algo extraño, eran patas de gallo, entonces miro hacia las piernas de los demas presentes y vio que eran de cabra, de vaca, pezuñas de todo tipo, levanto la vista y vio sus miradas demoniacas, los habia descubierto y ellos a el, cayo desmayado.

Al dia siguiente, un niño que cuidaba animales, paso por el lugar, lo vio en el suelo y fue a avisar a su padre, toda la familia fue a recogerlo, pero su mente estaba en otro lugar, balbuceaba cosas, gritaba de terror, conto su historia, pero no pudo recuperarse, murio a los pocos dias.

A partir de ese dia, el padre ya no los volvio a encerrar, pero a los jovenes se les habian ido las ganas de escaparse, habian comprendido lo peligroso de la noche.

Las fiestas de bestias en la noche (Danzas Macabras) son una larga tradicion en la cultura occidental, tanto, que hasta recibieron un nombre propio, aquelarre, pobre del ser humano que cayera por error en una, usualmente no sobrevivian