sábado, 2 de julio de 2011

Los Fantasmas de Hernan Cortes

Hernan Cortes era un mal hombre, cruel y sin principios, un asesino despiadado que se divertia con el sufrimiento de los demas, reia burlonamente cuando se les arrojaban esclavos encadenados a los perros de Pedro de Alvarado para que los destrozaran vivos, en su vida no habia un solo hito de humanidad o decencia, no es casualidad que a el esten relacionados muchos muertos... y sus fantasmas.

Doña Catalina Juárez Marcaida era la esposa legitima de Cortes, habia llegado a Mexico poco despues de la conquista, y se habia opuesto al amasiato de este con la Malinche, a la que expulso de la casa del conquistador, tomo posesion de la mansion que se construia en Coyoacan, y diario caminaba a la capilla de la Conchita a rezar, una noche, discutio con Cortes, interpelandolo por su conducta promiscua (cinco hijos nacidos fuera del matrimonio), este en un arranque de violencia, la asesino con sus propias manos, los criados solo escucharon los gritos desesperados en la noche, a la mañana siguiente se encontro su cadaver en el piso, aun con las huellas de Cortes, pero ahi no acabo su historia, durante muchos años se siguio viendo el fantasma de Doña Catalina caminando a la capilla al obscurecer.

Fantasmas en el hospital de Jesus, para limpiar parte de su alma, Cortes termino la construccion del hospital, que era una obra pia que su esposa habia comenzado, pero su caracter irascible lo hizo cometer mas crimenes, entre ellos, el de un monje, que se atrevio a amonestarlo por su conducta libertina, el cadaver fue encontrado en el edificio en construccion, y aun ahora se le ve, en los pasillos caminando como un bulto, con la vaga forma de un monje, despareciendo al final de los pasillos y siempre flotando sobre el piso.

El mismisimo fantasma de Cortes fue reportado durante muchos años caminando por el hospital, aunque de esto no he encontrado referencias completas. Lo que si se, es que sus restos estan en la iglesia del hospital, y lo unico misterioso sobre su tumba, es que en varias ocasiones ha amanecido regada con orines.

Autor:  Sergio Antonio Tellez Morales

No hay comentarios:

Publicar un comentario